Una traca en Buñol de los cuidadores del pasto para celebrar el pase a los octavos de Final de la Liga Europea

Emilio Nadal

El olor a pólvora se extendió por el campo número uno de la Ciudad Deportiva de Buñol. Fue justo al final del círculo mágico, preludio del inicio del entrenamiento, cuando la totalidad de la plantilla y los miembros del cuerpo técnico se reunían en la zona intermedia del campo para establecer las últimas consignas previas al arranque de la jornada de trabajo, cuando estalló una gran traca que sancionó la conquista del Levante de los octavos de Final de la Liga Europea tras doblegar a Olympiacos en el Estadio Georgios Karaiskakis tras la diana alcanzada por Oba Martins. Los jugadores y los miembros del cuerpo técnico recibieron este reconocimiento por el hito alcanzado por parte del personal que cuida las instalaciones de la Ciudad Deportiva.

Deja una respuesta