Levante-Twente; un partido que se volvió a disputar treinta años después

Emilio Nadal

                                                                                                            

El sábado cuatro de agosto de 1973 el Levante y el Twente se enfrentaron sobre el verde de Nou Estadi para dirimir el vencedor de la II Edición del Torneo Costa de Valencia. La escuadra holandesa venció al colectivo azulgrana (2-1) y logró proclamarse campeón del Trofeo que nació con la finalidad de contextualizar geográficamente al Levante como su entorno más cercano. El choque medía a la institución de Enschede, vinculada a la máxima categoría del balompié holandés, ante un adversario que regresaba a la categoría de Plata del fútbol español.

El Twente se preparaba para vivir una primera edad de oro tras su fundación en 1965. De hecho, por esas fechas pisaba con fuerza el umbral de las competiciones europeas y en la temporada liguera, que ya se adivinaba, lucharía enconadamente por el título ante el Feyenoord. Después de treinta partidos invicto, y tras caer derrotado en Rotterdam en la penúltima jornada, tuvo que conformarse con la consecución del subcampeonato que se convirtió en el preludió de una aventura alucinante por el espacio de la Copa de la UEFA. En la Gran Final del ejercicio 1974-1975 su sueño fue cercenado por el electrizante Borussia de Monchengladbach de la década de los setenta. Mientras el Levante zascandileaba entre la categoría de Plata y la Tercera División, pero treinta años después los dos adversarios volvieron a converger como iguales. Y en esta ocasión el partido estaba marcado en rojo por los oponentes. En aquel verano de los primeros setenta nadie llegó a imaginar que ese duelo volvería a repetirse en el mismo escenario y entre los mismos contendientes. Y es que el valor de los puntos adquiría trascendencia. Había sustancia en ese enfrentamiento vinculado a la Liga Europea que resolvió el Levante como local (3-0).   

Deja una respuesta