El caso Arnet enfrenta al Levante y al Gimnástico

Emilio Nadal

Raimundo Arnet fue uno de los refuerzos presentador por el Gimnástico para afrontar el ejercicio 1924-1925. La entidad gimnastiquista aprovechó el traslado de la familia Arnet desde la Ciudad Condal, donde ejercía el padre como magistrado, hasta Valencia para contratar a un equipier con pasado reciente en las filas del C.E. Sabadell. El futbolista conciliaba la disciplina del balompié con sus estudios de Medicina. Y era posible seguir su rastro por el interior de las aulas de la Facultad de Medicina y por los campos de fútbol valencianos defendiendo el escudo del club azulgrana. Sin embargo, Raimundo Arnet estaba destinado a convertirse en el principal fundamento de una agría y envenenada polémica que enfrentó, fuera de la superficie del terreno de juego, al Levante y al Gimnástico.

En esencia habría que consignar las consideraciones efectuadas por la Federación Valenciana a los mandatarios del Gimnástico una vez desvelado el  compromiso entre el atacante y el club de Vallejo. La institución rectora del fútbol local advirtió de la imposibilidad de alinear al futbolista en la competición ante los inconvenientes reglamentarios existentes en la documentación de traslado del expediente del delantero desde un equipo catalán a otro valenciano. No obstante, el germen del problema estribó en la decisión del Gimnástico de desatender los motivos esgrimidos por la Federación para incluir al ariete en las alineaciones oficiales. El Levante, por mediación del Sr Mañes, criticó duramente esa resolución adoptada en una de las asambleas de la Federación Valenciana. El legado de la institución marina adujó que el Levante atravesaba por una coyuntura similar con el jugador Aparici, y, como no contaba con la ficha en su poder al no cumplir los requisitos legales, el club optó por prescindir de sus cualidades, pese a que esa medida perjudicaba notablemente los intereses de la sociedad que representaba. Obviamente Mañes reclamó una conducta similar por parte del Gimnástico o proceder a castigar a esta entidad con una severa sanción, si persistía esta actitud. De fondo, surgía la narración del duelo que había enfrentado al Gimnástico y al Levante sobre el campo resuelto con un triunfo azulgrana. Arnet participó en aquel choque. Tras procederse a una votación entre los miembros de la asamblea, se decidió revocar el valor de los puntos que el Gimnástico había logrado en el verde para adjuntarlos en el expediente del Levante.  

Deja una respuesta