Carta de Faas Wilkes a Luis Casanova tras su conversión en futbolista del Levante

Emilio Nadal

Valencia 23 de agosto de 1958;

Don Luis Casanova Giner-Presidente del Valencia C. de F.

Mi distinguido y querido amigo:

Es para mí un inexcusable deber, que cumplo muy gustoso, expresar a usted y a la junta directiva, que tan dignamente preside, mi profunda y sincera gratitud por todas las atenciones que siempre he recibido de ustedes y particularmente durante mi estancia en estos días en Valencia.

Hubiera sido para mí una gran satisfacción personal y profesional firmar con el Valencia un nuevo contrato por una o dos temporadas. Este era mi deseo y el principal motivo de mi viaje y así tuve el honor de exponérselo a usted y al señor Cubells poco después de mi llegada.

Siempre recordaré con emoción la favorable acogida que me dispensaron y lamento que por tener el club cubierto el cupo de extranjeros no haya sido formar de nuevo en las filas valencianistas. No obstante, Valencia y los valencianos ganaron mi afecto de tal modo, que a pesar de estar últimamente en tratos con el Español de Barcelona, en la mañana de hoy he llegado a un acuerdo con la directiva del Levante Unión Deportiva para jugar por este club durante dos temporadas.

He preferido pues renunciar a toda posibilidad de firmar por algún otro equipo español de primera fila y hacerlo por este otro, también valenciano, cuyos colores procuraré defender en lo sucesivo con el cariño que pongo en todas las cosas de esta tierra y con la ilusión de contribuir con mi esfuerzo a su ascenso a la división de honor.

Al suscribir mi compromiso por el Levante Unión Deportiva he querido que antes de hacerse pública la noticia la conociera usted y su junta directiva por mi mismo.Y al dirigirle esta carta es para mi deseo que reciba con ella la expresión de mi agradecimiento y de mi personal afecto hacia todos ustedes en la seguridad de que siempre tendrá en mi un amigo incondicional y seguro.

Atentamente le saluda Servaas Wilkes

Carta publicada en el Diario Deportes en los últimos días de agosto de 1958

Deja una respuesta